Blogia
LABIOSGLOSS

ESPERANDO...

ESPERANDO...


Me dice que si le invito a una copa de vino, que viene para acá, que si tomamos algo tranquilos charlando en mi casa...

Y no me lo pienso.

Le digo que sí porque hablan mis ganas, no mi razón.

Le digo que sí porque lo que hemos compartido estos últimos días me dice que lo haga, que no hay nada que temer, nada que perder, y sí mucho que ganar.

Y mientras espero, me asaltan las dudas, y la inseguridad.

De si me gustará, de si le gustaré.

Si mi trasero le parecerá demasiado generoso, y mi pecho escaso.

Si mis ojos le resultarán comunes, y mis manos feas.

Si mi sonrisa le parecerá poco interesante, y si mi conversación le aburrirá.

No quiero pensarlo, no quiero crearme expectativas, no quiero repetir mis errores pasados.

Quiero dejarme sorprender sin esperar nada.

Quiero, simplemente, sentirme viva, y disfrutar de esta sensación que ahora recorre mi cuerpo.

Adrenalina pura.

Repaso mentalmente sus fotos: me resulta atractivo y encantador. Increíblemente sencillo, muy educado, asentado y seguro de sí mismo.

Y además está su sentido del humor, su alegría.

Mientras me ducho, me preparo para él. No sé si para sus manos, pero sí para su vista. No sé si esta noche iremos más allá físicamente, pero emocionalmente seguro.

Para bien o para mal.

Y me visto pensando en cómo sus manos levantarían mi vestido, y quiero que bajo él encuentre medias de blonda. Y quiero que más arriba se tope con un “body” de encaje.

Que mi piel sea suave y satinada, que huela a azahar.

Que mi pelo resbale sedoso por sus dedos, que lo aparte de mi cara sin poder quitarse el aroma de su cabeza más tarde.

Maquillo mi piel para parecer de porcelana a su vista, perfilo mis ojos para darles toda la intensidad que el momento merece. Ruborizo mis mejillas para poder ocultar el rubor natural que sin duda me provocará él más tarde…

…Y le espero…

 

Labiosgloss.-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres